• Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Black Google+ Icon

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar
Síguenos
El grupo promotor
Documentos de interés

Una victoria poco común para una tribu indígena en la Amazonía

Nemonte Nenquimo y otros representantes del pueblo Waorani marcharon en Puyo, Ecuador, el día en que ganaron una demanda contra el gobierno, por sus planes para arrendar derechos de extracción de petróleo en sus tierras. Fotografía de Rodrigo Buendia / AFP / Getty.

 

The Newyorker. El 26 de abril, un desfile de cientos de hombres y mujeres waorani, miembros de una nación indígena en una parte remota de la Amazonía ecuatoriana, marchó triunfalmente por las calles de Puyo, la capital regional de la provincia oriental de Pastaza. Muchos habían venido de aldeas en partes de la selva tropical que no tienen caminos, viajando en canoa y avioneta. Estaban celebrando un nuevo fallo judicial, que sostenía que el gobierno ecuatoriano no podría, como lo había planeado, subastar sus tierras para la exploración petrolera sin su consentimiento. Nemonte Nenquimo, un líder waorani, me dijo que habían venido a Puyo para reclamar su derecho al autogobierno y que el veredicto los había hecho sentir más seguros. "El tribunal reconoció que el gobierno violó nuestro derecho a vivir en libertad, y tomar nuestras propias decisiones sobre nuestro territorio y autodeterminación", dijo en WhatsApp. "Nosotros decidimos en nuestro territorio, y ahora, como somos dueños, no vamos a permitir que el petróleo ingrese y destruya nuestro entorno natural y mate nuestra cultura".

 

En febrero, los Waorani, junto con el Defensor del Pueblo de Ecuador, un funcionario designado por el parlamento que actúa como defensor público, presentaron una demanda contra el gobierno ecuatoriano por no consultar adecuadamente con ellos antes de abrir su territorio a la posible exploración de petróleo. En los últimos años, Ecuador ha dividido gran parte de su porción de la Amazonia en bloques para asignar los derechos mineros sobre cada bloque en una subasta internacional. Uno de los bloques incluía tierra Waorani. En 2018, el gobierno retiró el territorio de los Waorani de la subasta, pero dijo que la región aún podría estar sujeta a futuras perforaciones.

 

El camino al veredicto no había sido seguro. En marzo, un grupo de mujeres waorani cerró una audiencia con una canción, protestando por las condiciones bajo las cuales se estaba juzgando el caso; se opusieron a que se celebrara en Puyo, lejos de las aldeas Waorani, y a la ausencia de un traductor certificado por el tribunal. Muchos de los representantes Waorani vestían trajes tradicionales en la corte y tenían barras rojas pintadas en sus pómulos y cejas. Cantando una canción sobre su papel tradicional como protectores del bosque, ahogaron al juez ya los abogados hasta que finalmente el juez suspendió la audiencia, que fue reprogramada para abril.

 

El quid de la demanda fue la afirmación de los Waorani de que el gobierno no había consultado adecuadamente a su comunidad sobre la subasta de los bloques de petróleo. Nenquimo me dijo que los representantes del Ministerio de Energía y Recursos No Renovables vinieron a su aldea en 2012 buscando el consentimiento de los miembros de la comunidad para la subasta, pero ella y su familia salieron de caza y no se reunieron con ellos. Mitch Anderson, el fundador de Amazon Frontlines, una organización no gubernamental (ONG) que trabaja con los Waorani y otros grupos indígenas en temas de soberanía y medio ambiente, dijo que las consultas se trataron como una casilla que debía marcarse, en lugar de como una discusión seria con la comunidad sobre el impacto de la introducción de la extracción de petróleo en las tierras forestales y los ríos donde cazan y pescan. Anderson dijo que las barreras del idioma y las visitas cortas hacen que el proceso sea aún más opaco.

 

El 26 de abril, un panel de tres jueces falló a favor de los Waorani, encontrando que el proceso no permitía el consentimiento libre, previo e informado de los Waorani, y que su territorio no podía ser incluido en una subasta de petróleo. El fallo podría impactar a otros grupos indígenas cuyas tierras también están listas para la exploración petrolera. Una de las abogadas de los Waorani, María Espinosa, dijo en un comunicado de prensa que la sentencia también debería interpretarse en el sentido de que "el Estado no puede subastar los territorios de las otras seis naciones indígenas en el sur de la Amazonía ecuatoriana, que estaban sujetas a los compromisos del gobierno". El mismo proceso de consulta previa defectuoso e inconstitucional ".

 

Mujeres waorani celebrando su victoria en la corte. Fotografía de Dolores Ochoa / AP

 

Tan solo unos días antes de la victoria de Waorani, una coalición de periodistas latinoamericanos dio a conocer un nuevo proyecto de información, "Tierra de Resistentes", centrado en los peligros que enfrentan los activistas ambientales. Sus informes mostraron que los defensores de las minorías étnicas, en particular los indígenas, enfrentan un alto riesgo de ataque violento por parte de los partidarios de la minería, la explotación forestal y otras industrias. El proyecto, que cuenta con el apoyo de Deutsche Welle Akademie, Pulitzer Center y otros, se inicia al declarar: "La defensa de las selvas, montañas, bosques y ríos de América Latina nunca ha sido tan peligrosa". Uno de los aspectos del proyecto es una base de datos compilada por treinta periodistas, de Bolivia, Brasil, Perú, Colombia, Ecuador, México y Guatemala, que documenta más de mil trescientos ataques a ambientalistas que tuvieron lugar en estos siete países durante un período de diez años, e incluye las historias a fondo de dieciséis casos individuales.

 

Andrés Bermúdez-Liévano, periodista colombiano y editor del proyecto, me dijo por teléfono que, cuando los reporteros compilaron sus historias, surgieron ciertos patrones. Los ataques a menudo se llevaban a cabo en regiones remotas, donde el gobierno y la policía tenían poca presencia, si es que tenían alguna. Bermúdez-Liévano me dijo que un informe de 2016 de Michel Forst, el relator especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, confirmó un aumento global de los ataques contra grupos ecologistas. El informe de Forst dijo que, en el año 2015, en todo el mundo, más de tres defensores ambientales fueron asesinados cada semana, a menudo en conflictos relacionados con la expansión de la minería, la explotación forestal, las grandes presas o la agricultura. Forst descubrió que las personas que se oponen a estas actividades a menudo son retratadas como "anti-desarrollo" o "antipatrióticas" y están sujetas a ataques violentos.

 

En las historias publicadas por "Tierra de Resistentes", las amenazas físicas toman varias formas diferentes. Una comunidad indígena en Ecuador fue expulsada de su aldea por operadores mineros. En Perú, una comunidad cerca de la frontera con Colombia fue obligada a cultivar coca. Bermúdez-Liévano dijo que, aunque los reporteros no temían por su propia seguridad mientras estaban en el campo, tomaron medidas especiales para proteger a sus fuentes. A menudo llevaban a personas a lugares externos para realizar entrevistas, "lejos de los ojos peligrosos", para que no se les viera hablando con los reporteros.

 

Bermúdez-Liévano dijo que la base de datos del grupo, que se se forma con los informes de las ONG y los funcionarios gubernamentales, está incompleta, pero consideró que es un punto de partida para documentar una crisis en curso. Muestra cómo las minorías étnicas están siendo atacadas por compañías petroleras, madereros y mineros ilegales y carteles de la droga.

 

En las semanas transcurridas desde la publicación del proyecto, la violencia ha continuado. En Coloradas de la Virgen, una comunidad en el norte de México que ha estado protestando contra la tala ilegal y el tráfico de drogas, dos activistas fueron asesinados; ambos eran familiares de un líder local, Julian Carrillo, quien fue asesinado en 2018 y cuya historia está documentada por "Tierra de Resistentes". En Colombia, uno de los líderes perfilados en el proyecto, Francia Márquez, fue agredido físicamente. Bermúdez-Liévano dijo que las historias revelaron una dualidad escalofriante: “América Latina tiene una biodiversidad y una belleza naturales increíbles. Pero también vemos una cantidad muy grande de ataques violentos contra las personas que cuidan estos recursos ".

 

En este contexto, destaca la victoria Waorani en la corte. Nenquimo me dijo que, la noche antes del veredicto, soñó con el caso y se despertó sintiéndose segura de que ganarían. Ella llevó su lanza al palacio de justicia, como un símbolo. "En mi sangre, sentí a mi abuelo, y a mis otros ancestros, que protegían su territorio en la punta de la lanza", dijo. Cuando cayó el veredicto, ella se sintió abrumada por la felicidad. Ella me dijo: "Hemos demostrado al gobierno que nos debe respetar, y a los demás pueblos indígenas del mundo, que somos guardianes de la selva y que nunca vamos a vender nuestro territorio".

 

Al día siguiente, el Ministerio de Energía y Recursos No Renovables de Ecuador anunció, en Twitter, un plan para apelar la decisión. Después del veredicto, sin embargo, el estado de ánimo de los Waorani reunidos en el palacio de justicia era festivo. Hablé con Anderson y Nenquimo en una videollamada cuando comenzaron su marcha de celebración a través de Puyo. El sol brillaba cuando el grupo se alejó de la corte. Nenquimo estaba cantando y tenía lágrimas en los ojos. La batería de su teléfono celular se estaba agotando y rápidamente se desconectaron. Nenquimo hizo un gesto hacia la cámara y siguió marchando.

 

Rachel Riederer es miembro de la redacción de The New Yorker.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now